Sentencias del libro «Verdes u moradas al rojo vivo» por Guillóm D’Besnarez (Guillermo Riveros Tejada).

Estatua de Marx y Engels

El capital de Marx en realidad era de Engels.

El avaro solo hace felices a sus herederos.

El heredero jamás esta de acuerdo con el nuevo testamento.

Hay autores que merecen morir ineditablemente.

Las mujeres viven a costilla del hombre desde los tiempos de Adan.

Conquistador empedernido es el que siempre esta deseando la mujer del próximo.

La mujer que sabe amar sabe a mar.

La nudista se viste con el género humano.

El amor se gana, o se pierde, en una lucha cuerpo a cuerpo.

La vieja fea es parte del preterito imperfecto.

El primero en vender un mueble Luis XV fue Luis XVI.

La viuda termina siendo el padre de su familia.
El viudo termina siendo el padre de otra familia.

Al pornográfico más que hacer el amor le gusta pasar revista.

La mujer honrada cae cuando un rufián la levanta.

A Enrique Octavo sus mujeres le decían «el breve».

Más que en las manos la suerte de una mujer suele estar en sus piernas.

El pecado mortal consiste en no poder cometer un pecado original.

Foto Flickr «Marx y Engles»: PeteJoh / © Todos los derechos reservados por el autor