El jardín de los ruiseñores

La primavera había llegado, el jardín se empezaba a llenar de flores. Todas las tardes la niña esparcía migas de pan viejo para los pajaritos que estaban hambrientos, cerca de la fuente, al lado del columpio y entre las cañas. Como cada tarde, se sentó en la larga...

La ciudad fantástica

Los Reyes Magos se quedaron muy sorprendidos cuando leyeron todas las cartitas que les llegaban, eran todas igualitas, todas pedían una sola cosa. Queremos ir a la ciudad fantástica Hacían también las promesas más inverosímiles: querían ir a la Ciudad Fantástica....

La Carrera de Gaviotas

Era el principio de las vacaciones de las dos hermanitas, la de mayor, de seis, miraba por la ventana del coche mientras iban al aeropuerto, se fijó en un montón de gaviotas que estaban volando entre el cielo muy azul y la montaña muy verde. Curiosamente las gaviotas...

El sombrero de estrellas

Se abre la puerta y muy despacito aparece caminando, aunque casi pareciera que flota, una señora con un sombrero de pico bastante alto y ala redonda, un tul blanco cubre todo el sombrero, la cara y medio cuerpo de la dueña del sombrero. La música suena muy lentamente...

El Murciélago Olvidadizo

Una mañana el murciélago bebé se había despertado antes de tiempo y se puso a caminar por un caminito de tierra, no muy lejos de allí se encontró una pequeña lagartija y le dijo: Espera, ¡No corras tánto que no puedo seguirte! La lagartija no salía de su asombro sin...

Los niños del cuadro

Un pintor había pintado una vez dos niños muy traviesos, que solamente para esa ocasión se habían quedado quietitos, el brillo de sus ojos delataba la vivacidad de sus travesuras. Una noche de luna llena, que toda la casa estaba iluminada por la señora redonda, los...

El libro sin polvo

En la estantería había un libro que de apariencia era muy normal, pero tenía algo que lo distinguía de los demás, no tenía ni una gota de polvo, por ningún lado, todo lo contrario que sus vecinos de izquierda y derecha. El niño llegó con muchas ganas de leerlo, lo...

La Palmera Coqueta

Delante de la casa y de éste lado del mar, a los pies de la arena, había una palmera. Tenía sus penachos muy arregladitos con una raya al medio, todos estaban en prolijo orden, unos a éste lado y otros al otro. La palmera estaba muy contenta, hasta que llegó el viento...

El caballito de mar

Splashhhh splashhhh splashhhhhhhhh….. cuchicheaban las olas del mar haciéndole cosquillitas a la arena mientras le robaban algunos caracoles de todos colores … Más lejos de la orilla, donde las olas mamás y papás charlaban de sus cosas, jugaban un...