Una gota de lluvia temblaba en la enredadera.

 

Toda la noche estaba en esa humedad sombría

 

que de repente

 

iluminó la luna.

 

 

Poema de José Emilio Pacheco