El cuenco

Tan ensimismado estaba Benjamín en sus pensamientos que no apreció que Carroña, por orden de Milona, lo acechaba volando muy alto, lo suficiente para que su sórdido batir de alar carroñeras no fuera escuchado por el fino oído del chico. Capítulo 6 – Los Siete...