La Espada

Reverte ya se había serenado: caminar al paso de su amo, con sus caricias y arrumacos, habían devuelto el brioso corazón del corcel a su latido normal. Benjamín sonrió al ver piafar con tranquilidad a su caballo y, despaciosamente, lo montó. Capítulo 7 – Los...