Blasco cuenta una historia

El rey padre entró en brazos de cuatro lacayos, que lo depositaron en un sillón colocado a tal efecto en el centro del torreón. Cleto y sus hijos lo rodearon. El anciano, de cara venerable y aspecto bondadoso, les habló con voz frágil pero aún profunda, como si...